Amor de geriátrico

 
Es cierto, tengo algunos achaques propios de la edad. He tenido dos ataques de gota este mes. La semana pasada casi me ahogo entre toses. Y la diabetes que padezco me da una sed terrible. Pero si está dudando entre mi proposición y la de Joaquín, el de la 26, se lo advierto: él ronca.