Nunca hables con extraños

Me adentré en el bosque, con precaución. “Nunca hables con extraños”, me había prevenido mi madre antes de salir, “mira cómo nunca volvimos a saber de tu padre”. Le prometí, una vez más, huir de todo ser que anduviese sobre dos patas, sobre todo de los de caperuza roja.