Lágrimas (relato del sábado 26 de marzo al viernes 1 de abril)

Reto: Una historia donde alguien tienda a llorar por todo lo que le sucede.



LÁGRIMAS

—Estoy tan feliz, ¡tanto! —Áurea sacó de su manga derecha un pañuelo bordado de color violeta y se sonó con estruendo la nariz.
—Sí, pero... —El abogado no comprendía en absoluto. Acababa de anunciar a su clienta de toda la vida que era la única beneficiaria de las rentas de su tía, una bonita suma que la dejaba en una posición desahogada... y ahí la tenía, sollozando de nuevo, como siempre, solo que él estaba acostumbrado a que fuera por motivos más penosos: la muerte de sus padres, el embargo de la casa.
—Pero mujer, ¿quiere dejar de llorar de una santa vez?
La aludida levantó el rostro un instante y asomó un ojo por detrás del encaje violeta.
—¿Quién, yo?
—Áurea, ya va siendo usted mayorcita para no saber controlar sus emociones.
Ella respingó.
—Cuarenta y siete, si me perdona, y no es de su incumbencia. Llorar me relaja, abre los pulmones y libera estresores.
—Déjese de pamplinas. Lo único que hace es provocarle arrugas y ponerla colorada como un tomate.
La mujer, en efecto, enrojeció aún más ante este comentario.
—No puedo evitar llorar.
—Sí puede, lleva dos minutos sin gimotear. Solo debe pensar en cosas felices, En lo que hará con ese dinero. En las cosas bonitas que se comprará.
Áurea estalló en un nuevo acceso de lágrimas.
—¡Con lo coqueta que era mi tía!
—Bueno, pues... ¡piense en viajes! —improvisó el abogado.
—¡Mi tía estaba en cama desde hace muchísimos años! —Lloró aún más fuerte.
—¡Búsquese una pareja! ¡Alguien que la comprenda y la acepte como es!
Ambos se quedaron en silencio unos instantes. La pregunta en el aire estaba cristalina.
—Nunca he soportado las lágrimas —confesó él.
—Creo que podré hacer un esfuerzo.

Nana de los no-muertos (relato del sábado 19 de marzo al viernes 25 de marzo)

Reto: Un poema que contenga las siguientes palabras: LUNA-NARANJA-SOL-CUCHILLO-ALBA-
CANCIÓN




Nana de los no-muertos

Esta es la nana de los nuestros
la canción de los no-muertos.
Duerme, porque el alba llega,
y se acerca el sol naranja
con sus cuchillos de fuego
para sembrar cenizas, polvo y duelo.

Solo la luna amarilla
nos cobija.

Montaje (relato del sábado 12 de marzo al viernes 18 de marzo)

Reto: Una historia de un turista que llega a un pueblo dispuesto a visitar algo que no existe (pero él no lo sabe).


Montaje

Regina y Sabrina se habían empeñado con todas sus fuerzas. Y unas gemelas unidas en un frente común eran algo difícil de resistir. Así que él se había visto obligado a cubrir el festival de «saxo-rock» que se celebraba por vez primera en la localidad de Neila.
Las pelirrojas le habían enseñado el recorte de prensa, la web, el video promocional, y le habían alabado las virtudes de la zona.
—¡Cómo te vas a divertir! Iríamos nosotras pero estamos liadísimas con la gira de Maná por España.
Luis había fruncido el ceño pero había cogido las llaves de la moto y había enfilado hacia Burgos sin discutir más con sus compañeras y socias.
Lo que nunca hubiera sospechado es que nadie tuviese la más remota idea de lo que era el «saxo-rock». Y, encima, la predicción meteorológica estaba prometiendo nieves en aquel pueblecito perdido en la montaña.
Tanto montaje por parte de las gemelas, ¿para qué? ¿Qué pensaban hacer en su ausencia? ¿Vender la agencia de medios? No se atreverían a falsificar su firma...
Cuando cayó la nevada le costó menos esfuerzo del que pensaba encontrar a alguien con una motonieve que le acercase a la capital. Desde allí, el AVE le llevó a la capital en un santiamén.
Era de noche, pero se veían luces en la agencia. Luis subió en el ascensor y abrió la puerta con la mejor patada ninja que pudo ensayar.
Le recibió un coro de globos y risas liderado por las dos pelirrojas.
—¡Feliz primer aniversario de trabajo! ¡Inocente, que eres un inocente!